Firma Institucional
Inicio > noticias >Se capacitan en pro de la salud materna

Se capacitan en pro de la salud materna

La mejora de la salud materna es uno de los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) adoptados por la comunidad internacional en el año 2000.

Con la intención de contribuir en el cumplimiento de dicho objetivo, mejorar las prácticas, actualizar los conocimientos y desarrollar nuevas estrategias encaminando esfuerzos en pro de una salud materna y perinatal, el Instituto Nacional de Perinatología impartió el curso monográfico "Salud reproductiva y perinatal".

La sesión impartida durante dos días creó un punto de encuentro entre profesionales de la salud, para favorecer el intercambio de experiencias y prácticas en diferentes instituciones como generador de acciones y estrategias para identificar y evitar la violencia obstétrica, evitando, por ejemplo, los nacimientos afuera de las instituciones de salud a causa del rechazo.

Dicha situación radica en la violación de los derechos básicos de la mujer en torno a la salud reproductiva, explicó la Enfermera Especialista Perinatal (EEP) Cynthia Ramírez Hernández, el cual "no solo es un problema de mala calidad, sino es un problema multifactorial".

Destacó que el Senado de la República hizo una petición el seis de marzo de 2015 para realizar una reforma a la Ley General de Acceso de las Mujeres a una vida libre de violencia (publicada en el DOF 04/2014) para agregar el rubro de violencia obstétrica a los ya existentes: violencia económica, moral, física y psicológica.

La salud reproductiva se refiere a los derechos humanos mínimos a los que debe tener acceso la mujer bajo un enfoque de género, y consisten en el derecho a la salud y a la vida sexual satisfactoria, segura y sin riesgos; a la libre elección de anticoncepción; al acceso a servicios de salud adecuados (dignos y de calidad) y al acceso informado, explicó.

Durante la jornada también se abordó la importancia del parto humanizado a través del trato digno, para volver a la madre partícipe de su propio parto y no limitarla a mantenerse como un ente pasivo; manejo del dolor; pinzamiento tardío del cordón y apego inmediato.

Éste último indica que el neonato sano debe permanecer con la madre si la salud de ambos lo permite ya que es el vínculo afectivo que establece el niño con la madre. "Para lograrlo no se requiere nada más que la sensibilización del personal de salud".

En su oportunidad, la EEP, Carmen García Martínez, recordó al personal de salud velar por los derechos de las pacientes para no someterlas a rutinas médicas innecesarias, permitir sentir placer y dolor y expresarse según sus necesidades.

En la actualidad, el rol de género ha puesto sobre la mesa una controversia entre la maternidad contra el desarrollo profesional, aseguró la psicóloga Diana Pimentel Nieto, adscrita al departamento de Psicología y Calidad del INPer.

"La decisión reproductiva genera ansias porque implica hacer elecciones y renuncias, produce angustia debido a que la mujer se confronta con el sentido de libertad porque implica asumir la responsabilidad de elección".

La esperanza de vida ha llevado a postergar la maternidad para cumplir otros roles y metas profesionales, aunado al aumento en la inserción de la mujer en la vida laboral, agregó la especialista.

 

 




Última modificación :
Jueves, Agosto 10, 2017 12:42 PM por Tecnologías de la Información
INSTITUTO NACIONAL DE PERINATOLOGÍA - ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2012 - POLÍTICAS DE PRIVACIDAD
Salud

Montes Urales 800, Col. Lomas Virreyes, Del. Miguel Hidalgo

Ciudad de México CP. 11000

Comentarios sobre este Sitio de Internet