Firma Institucional
Inicio > noticias >Desarrolla el INPer estrategias eficaces para prevenir la preeclampsia

Desarrolla el INPer estrategias eficaces para prevenir la preeclampsia

La preeclampsia es una de las principales causas de muerte materna en el mundo, se  caracteriza por la presencia de hipertensión y la pérdida de proteína en la orina.

Ocurre usualmente en el segundo y tercer trimestre y después de la semana 32. El 70% de los casos de preeclampsia ocurren durante el primer embarazo de mujeres sanas que no tenían ningún factor de riesgo y frecuentemente la incidencia disminuye considerablemente en la segunda gestación, el riesgo aumenta con la edad materna, y es cuatro veces mayor para mujeres en cuyas familias ha habido casos de preeclampsia.

Para abatirla, en el INPer se hizo un estudio de publicación internacional implementado el uso de L-arginina, un aminoácido presente en las proteínas de los alimentos que comemos, es cual es transformado por las células de los vasos sanguíneos en un compuesto llamado óxido nítrico que actúa como vaso dilatador lo que permite prevenir el desarrollo de la preeclampsia.

De origen multifactorial, la preeclampsia es un trastorno que complica aproximadamente el 10% de todos los embarazos con una incidencia ligeramente mayor en los países en desarrollo y es responsable de una alta morbi-mortalidad fetal, señaló el doctor Mario Rodríguez Bosch, jefe del departamento de Obstetricia del Instituto Nacional de Perinatología.

El  riesgo más significativo en la aparición de preeclampsia es el haberla presentado en un embarazo previo. Esta es más frecuente en mujeres con hipertensión y diabetes previos al embarazo, enfermedades autoinmunes como lupus eritematoso, en pacientes con trombofilias, insuficiencia renal, y mujeres con una historia familiar de preeclampsia, mujeres con obesidad y mujeres con embarazos múltiples (gemelos, por ejemplo).

Es posible desarrollarla, hasta un período de 6 a 8 semanas después del alumbramiento. Por ello, se debe prestar atención las 24-48 horas seguidas del parto con el fin de detectar posibles síntomas y signos de preeclampsia.

En la actualidad la única manera conocida de curar esta patología es interrumpiendo el embarazo, lo que conlleva a nacimientos prematuros con complicaciones como; restricción del crecimiento intrauterino, bajo peso al nacer, dependencia de oxígeno y retinopatía del recién nacido, entre otras.
Principales secuelas en la madre: neurológicas, daño neuronal permanente, hepático y la paciente puede quedar como portadora de preeclampsia permanente por el resto de su vida.

Los principales factores de riesgo para desarrollar la enfermedad son: embarazos producto de tratamiento de infertilidad o inseminación, ser diabética, hipertensa crónica, nefropatía, obesidad, nutrición, anemia, el mismo estrés laboral.

Las mujeres que trabajan y que están sometidas a un estrés constante es un factor de riesgo para desarrollar preeclampsia, también los embarazos gemelares y múltiples, debido a las técnicas de reproducción asistida.

Debido a que no se ha detectado de manera específica su causa, las opciones terapéuticas para combatirla de manera contundente no existen; sin embargo existen muchos avances publicados donde existe evidencia franca de que la aspirina en dosis baja puede prevenirla y el calcio.

Éste año se publicó un trabajo de tesis de la Dra. Mónica Nava, coordinado por el Dr. Bosch aplicando L-arginina, aspirina y calcio a pacientes con preeclampsia severa, encontrando resultados muy favorables respecto a la prevención de la enfermedad.

 




Última modificación :
Jueves, Agosto 10, 2017 12:42 PM por Tecnologías de la Información
INSTITUTO NACIONAL DE PERINATOLOGÍA - ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2012 - POLÍTICAS DE PRIVACIDAD
Salud

Montes Urales 800, Col. Lomas Virreyes, Del. Miguel Hidalgo

Ciudad de México CP. 11000

Comentarios sobre este Sitio de Internet